domingo, 24 de julio de 2016

Come alimentos fermentados y vivirás más


En mi nevera nunca puede faltar una buena remesa de Yogures, quesos fuertes, Chucrut (sauerkraut), y otras guarrerías "vivas" diversas.

He dicho "vivas", si, ya que todos estos alimentos (y muchos más que vas a descubrir en este artículo) están literalmente llenos de bacterias vivas. ¿Y qué no es el cuerpo, sino un receptáculo de bacterias?

Todo lo que sea fermentado....me gusta (incluso la cerveza, claro está).

Ingerir este tipo de alimentos tiene muchas virtudes para el organismo:

La primera de ellas (para mi la más importante, y sino echad un vistazo a lo que dicen en la revista Muy Interesante) es mejorar nuestra flora intestinal ya que contienen probióticos, unas bacterias vivas muy graciosas, las cuales nos permiten ir mejor al baño todos los días y absorber los nutrientes que contienen los alimentos.

La segunda, la fermentación es un proceso que además incrementa las cantidades de dichos nutrientes e incluso hace aparecer algunos que antes no existían. Para colmo, según estudios como el que aparece en The american Journal of clinical nutrition los niveles de las vitaminas B12, B6 y K (entre otras) aumentan si los comparamos con la leche sin fermentar.

Ah, y también este proceso, concretamente con el yogur, ayuda contra la diabetes tipo 2, el sobrepeso, y hasta el estrés.

Por cierto, hablando de la leche, ¿Sabías que también es un alimento vivo? Si, hasta que se somete al famoso uperisado ( UHT), que mata por completo todo lo que tiene. Desde ComeMejor recomendamos ingerir la leche pasteurizada, que a pesar de tener una duración mucho menor que la uperisada, mantiene aun parte de las bacterias tan preciadas para nuestro intestino. Si dejas este tipo de leche una semana en el frigorífico verás cómo se transforma, por arte de magia, en un sabroso requesón.

Volviendo a nuestros fermentados, aparte de los yogures existen otros alimentos menos conocidos en la cultura hispanohablante como por ejemplo:
  • El chucrut: también conocido como sauerktraut en la cocina alemana o choucroute en la francesa,  que se obtiene de la fermentación de las hojas de col con salmuera (agua con sal). Se consigue una maraña fibrosa y levemente ácida que queda muy bien con salchichas, carnes de cerdo en general o , porqué no, con hamburguesas. Lo mejor de todo, es que se puede hacer en casa. En Comemejor te presentamos una receta para que seas autosuficiente: 
  • El Kimchi en la cocina asiática, especialmente en la koreana. Uno de mis preferidos. Se elabora a partir de col china, nabo, pepinos junto con salmuera, ajo, chiles picantes molidos, cebolla y unas cuantas cosas más. Ojo que pica. Lo podéis encontrar ya preparado en multitud de establecimientos orientales, aunque recomiendo que os paséis por algún restaurante Koreano de calidad. Además de estar riquísimo, el kimchi es un producto indicado para prevenir la aparición de un odioso amigo, el Helycobacter pylori, que incluso puede llegar a provocar cancer de estómago. Para muestra, el artículo que aparece en la librería nacional de medicina de los estados unidos o incluso en la propia Wikipedia.
  • El miso, especialmente en la cultura japonesa. ¿No os habéis tomado nunca una sopa Miso? Digamos que el proceso es "parecido" al del queso o el del yogur. Se le pone un cultivo a la soja y se deja fermentar durante un tiempo. A lo mejor alguno de vosotros se horroriza al saber que es el hongo Aspergillus (una variante) el responsable de este proceso.
  • El Kefir, un primo hermano del yogur que fermenta la leche a partir de un hongo con forma de coliflor. Su preparación es tremendamente sencilla: Lavar el hongo, meterlo en leche entera y dejarlo fermentar a temperatura ambiente hasta conseguir la densidad y acidez deseada (uno o dos días). Buscad a alguien que os lo regale. Su origen es un poco incierto, lo único que se sabe con seguridad es que proporciona un sinfín de cosas buenas.
Y no quiero terminar este artículo sin mencionar un gran desconocido....El hongo Kombucha.

Se cree que el origen de este señorito es Ruso (o Chino, o Japonés...), el caso es que se dedica a fermentar un buen té negro con azucar, y lo que consigue es un líquido de sabor similar a la sidra, con un gran cantidad de proteasa, amilasa, catalasa, vitaminas de todo tipo, ácido láctico, tartárico, málico y el batallón entero de probióticos. Lo mejor de todo, se regala. Lo peor, que para su elaboración en casa hay que ser bastante higiénicos, y es fácil que por un descuido se te eche todo a perder, además no puede tocar elementos metálicos en ningún momento.

Como ves, los alimentos fermentados son la verdadera fuente de la inmortalidad.

Desde ComeMejor te recomendamos algunas de nuestras recetas:


¡¡Hasta pronto!!

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario