viernes, 29 de julio de 2016

Como Evitar la Contaminación por Salmonella al Preparar los Alimentos

Todos deseamos ingerir alimentos saludables, no solo por los beneficios que puedan darle a nuestra salud, sino, porque llenen los requisitos de higiene y salubridad indispensables. Sin embargo, la salmonelosis, o contaminación por salmonella,  es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más comunes y extendidas, y cada año se registran decenas de millones de casos en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud 

La mayoría de los casos de salmonelosis son leves, aunque, en ocasiones, la enfermedad puede causar defunción, si no es tratada y atendida de forma correcta. La Salmonella, bacteria responsable de la enfermedad, es omnipresente y resistente, pudiendo sobrevivir varias semanas en un entorno seco, y varios meses en agua. Existen diversas cepas de la enfermedad que por lo general  causan gastroenteritis, el cual  suele ser un trastorno sin complicaciones y no requiere tratamiento, aunque puede ser grave en los niños, los ancianos y los pacientes inmunodeprimidos.



La enfermedad se transmite principalmente, a través del consumo de alimentos contaminados de origen animal (principalmente huevos, carne, aves y leche), aunque también otros alimentos se han vinculado a la transmisión, incluidas hortalizas contaminadas por estiércol. También puede transmitirse entre las personas por vía fecal-oral. Además, se pueden producir casos cuando las personas entran en contacto con animales infectados, incluidas las mascotas. Generalmente, esos animales no presentan signos de la enfermedad.

Pero, ¿ cómo saber cuáles son los síntomas de la salmonelosis? Según, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York,  las personas expuestas a la salmonella pueden presentar diarrea grave o leve, fiebre y en algunos casos, vómitos. Las infecciones en sangre pueden ser muy graves, especialmente en el caso de niños muy pequeños o personas de edad avanzada. Los síntomas generalmente aparecen entre uno y tres días después de la exposición.

Ahora, ya que sabemos que es la enfermedad, cuales son los síntomas y como se transmite, la pregunta obvia es: ¿cómo puedo evitar la contaminación por salmonella al preparar los alimentos?

Muchos organismos internacionales, promotores de la salud como la  FDA han implementado regulaciones para ayudar a impedir la contaminación de los huevos y otros  productos susceptibles de infección por Salmonella en las granjas, durante el transporte y el almacenamiento, pero somos nosotros,  los consumidores, quienes jugamos un papel clave para prevenir las enfermedades vinculadas con los alimentos.  Protegernos a  nosotros y a nuestras familias, a través del manejo seguro al comprar, almacenar, preparar y servir alimentos, disminuye el riesgo de contraer este tipo de enfermedades. De modo, que la prevención es sumamente importante.



A continuación, algunas sugerencias claves para evitar la contaminación por salmonella al preparar los alimentos:

ü  Mantener la higiene, esto incluye, lavar cuidadosamente las frutas y hortalizas, especialmente si las consume crudas. De ser posible, las hortalizas y las frutas se deberían pelar.

ü  Separar los alimentos crudos de los cocidos.

ü  Cocer totalmente los alimentos y asegurarse de que estén aún calientes al servirlos. 

ü  Mantener los alimentos a temperaturas seguras.

ü  Utilizar agua e ingredientes crudos seguros.

ü  Practicar una buena higiene personal, especialmente, lavarse las manos  a fondo frecuentemente con jabón, en particular después de haber tenido contacto con  mascotas o animales de granja o haber ido al baño.

ü  Evite consumir hielo a menos que esté hecho con agua potable.

ü  Si el agua potable es de seguridad dudosa, hiérvala o, si no fuera posible, purifíquela con un desinfectante fiable de liberación lenta (habitualmente disponible en farmacias).

ü  Envuelva las carnes frescas en bolsas de plástico en el mercado para evitar que la sangre escurra sobre el resto de los alimentos.

ü  Refrigere los alimentos de inmediato, minimice su estadía a temperatura ambiente.

ü  Una vez utilice los mostradores para la preparación de alimentos y las tablas para cortar los mismos, es necesario lavarlos de inmediato para así evitar la contaminación cruzada con otros alimentos.

ü  Evite comer carnes crudas o poco cocinadas.

ü  Asegúrese de que los alimentos alcancen la temperatura correcta de cocción interna, especialmente cuando utilice hornos microondas.

ü   Evite comer huevos crudos o alimentos poco cocidos que contengan huevos crudos.

ü  Evite utilizar leche cruda.


Siguiendo estas sencillas recomendaciones y haciendo de su práctica un hábito en tu vida cotidiana, garantizaras que tus alimentos sean inocuos y seguros, y evitarás la contaminación por salmonella al preparar los alimentos. ComeMejor te recuerda que prevenir es mejor que lamentar. 

Fuentes: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs139/es/
http://www.health.ny.gov/es/diseases/communicable/salmonellosis/fact_sheet.htm
http://www.fda.gov/Food/ResourcesForYou/Consumers/ucm278821.htm

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario