domingo, 30 de octubre de 2016

Aumenta tu autoestima comiendo de forma saludable


Cuando nos amamos a nosotros mismos, se nota. Lo trasmitimos a los demás a través de nuestras actitudes, forma de relacionarnos, de sentirnos; en nuestros actos y en nuestra imagen. Amarse a uno mismo implica tener una autoestima fuerte y sólida.

Según el psicólogo clínico, Walter Riso, la autoestima está configurada por cuatro pilares
fundamentales:

- Autoconcepto (qué piensas de ti mismo);
- Autoimagen (qué opinión tienes de tu aspecto);
- Autorrefuerzo (en qué medida te premias y te castigas);
- Autoeficiencia (cuánta confianza tienes en ti mismo)

“Bien estructurados, serán los cuatro soportes de un yo sólido y saludable; y si funcionan mal, serán como los cuatro jinetes del Apocalipsis.”, afirma el psicólogo.

Como vemos, lo saludable no sólo hace referencia a lo físico, sino también a lo mental y/o emocional. De alguna manera, el grado de amor propio y de autoestima que tenemos, se refleja en los hábitos que adoptamos, y viceversa. Entre esos hábitos, están los hábitos alimenticios.

Es decir, estos cuatro pilares que menciona el psicólogo (autoconcepto, autoimagen, autorrefuerzo y autoeficiencia) se fortalecen o se debilitan de acuerdo a la forma en que nos percibimos, y a las diversas prácticas que llevamos a cabo, entre ellas, comer.

Si bien el aspecto físico es solo una parte de la autoimagen, cuidar el cuerpo y nuestra apariencia es fundamental para sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás, y aumentar así nuestra autoestima.

Preparar consciente y cuidadosamente nuestras comidas, es un signo claro de amor propio. Autoagasajarnos con buenos platos, ingerir, saborear y masticar lentamente cada alimento, con todos nuestros sentidos puestos en el acto de comer, habla de nosotros y de nuestra forma de encarar la vida.



Como dice el dicho popular, “somos lo que comemos”, pero además, somos lo que nuestra autoestima y amor propio dice sobre nosotros.“La imagen que tienes de ti mismo no es heredada o genéticamente determinada, es aprendida”, afirma Riso.  Aprender a cuidarnos, brindarnos espacios para conectarnos con nosotros mismos y con nuestros verdaderos deseos, es clave.  

Adquiriendo los siguientes hábitos saludables, nos sentiremos mejor con nosotros mismos, y consecuentemente, con los demás, trasmitiéndo lo mejor que tenemos para dar: 

-Tomar suficiente agua por día (los expertos recomiendan mínimo 2 litros de agua por día, lo que equivale a 8 vasos). Porque el agua es alimento y nutriente a la vez. Estar hidratado favorece la elasticidad de la piel, debido a que este nutriente ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a eliminar fácilmente las toxinas de nuestro cuerpo.

-Comer diariamente frutas y verduras de todos los colores. Su consumo te permite llevar una dieta equilibrada, adquirir energía y prevenir enfermedades. Los diferentes colores tienen que ver con los nutrientes que aportan a nuestro organismo.

-Evitar o no abusar de la “comida basura”. Abusar de ella, conlleva deficiencias nutricional (careceremos de nutrientes como por ejemplo, el calcio, la fibra, y el magnesio), aumento de peso, sensación de pesadez, problemas cardiovasculares, mal aspecto en nuestra piel, entre otras consecuencias a nuestra salud.   

-Reducir la ingesta de azúcar y sal.  El consumo de estas sustancias en exceso propicia o puede provocar hipertensión (consumo en exceso de sal) y obesidad (consumo en exceso de azúcar). A La hipertensión puede derivar en infartos o ataques cerebrovasculares y fallas renales. Por su parte, el azúcar puede afectar también nuestra salud bucal, provocar diabetes, hipertensión arterial, entre otras.

-Realizar actividad física para equilibrar nuestra alimentación y/o dieta. Son múltiples los beneficios que se obtienen.  Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España,  la actividad física reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, tensión arterial, cáncer de colon y diabetes; ayuda a controlar el sobre peso; fortalece los músculos y los huesos; mejora el estado de ánimo, disminuyendo el riesgo de padecer estrés, ansiedad y depresión; aumenta el autoestima; fomenta la sociabilidad, entre otros beneficios.  

¿Qué esperas para adquirir mejores hábitos alimenticios y aumentar tu autoestima?

Come mejor, de forma saludable y siéntete mejor...

Ya sabes que en www.comemejor.com puedes encontrar muchísimas recetas con sus valores nutricionales (calorías, grasas, azúzares....). No esperes más, ¡visítanos!

Fuentes:
- Riso, Walter; Enamórate de ti. - 1ra ed. - Buenos Aires: Emecé, 2012.
- Página web: http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/adolescencia/beneficios.htm
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario