miércoles, 26 de octubre de 2016

Las Castañas: un fruto seco ideal para mantener la salud esta temporada

Las castañas  son el fruto que provienen de un árbol conocido como Castanea sativa y es cultivado en climas templados del hemisferio norte. Se considera un fruto seco, similar a las nueces, almendras, etc. y es un alimento muy consumido en el otoño. 
A continuación presentamos sus Características nutricionales, para luego pasar a hacer un análisis de los puntos más importantes:



Información nutricional (por cada 100g netos*)   

Calorías          363 kcal
Proteínas        6,82 g
Grasas            1,81 g
Saturadas       0,27 g
Monoinsaturadas        0,95 g
Polinsaturadas            0,47 g
Colesterol       0 mg
Hidratos de carbono   79,76 g
Fibra    0 g
Azúcares        0 g
Sodio   5 mg
Potasio            726 mg
Calcio  29 mg
Hierro  2,29 mg

*Teniendo en cuenta un porcentaje no comestible del 0%

Podemos notar que es un alimento con un valor calórico bajo por ración y  nos aporta algo de proteínas de bajo valor biológico. Es una fuente importante de carbohidratos complejos de bajo índice glicémico, por lo que tiene un alto poder de saciedad, muy útil en dietas de adelgazamiento, que además nos ayuda a mantener estables nuestros niveles de glucemia.

También contiene minerales como potasio, magnesio, hierro y fósforo, vitaminas B, C, E y ácido fólico. Sin embargo, hay que estar conscientes que al cocinarlas, se pierden muchos de estas vitaminas y minerales. También poseen antioxidantes, entre ellos compuestos fenólicos, flavonoides, catequinas y componentes bioactivos. Estos son responsables de la acción antiinflamatoria y antioxidantes de las castañas.



Es importante destacar que el contenido nutricional y fitoquímico de la castaña va cambiando conforme pasa el tiempo desde su recolección. Luego que son recogidas o caen del árbol, van cambiando sus hidratos de carbono en azúcares, lo que permite que se vuelvan más dulces al cabo de 7 a 10 días posteriores a su recolección, que sería el momento idóneo de su consumo. Además, recién recogidas, tienen un alto contenido de taninos, culpables de irritación y molestia estomacal. Para evitar esto, es necesario esperar entre una semana a diez días para que el nivel de taninos disminuya, y sea más ligera su digestión.

En algunas personas, las castañas pueden ser un poco indigestas. Para minimizar esta incómoda situación es importante masticarla bien y no comerla en exceso. También es preferible su consumo cocidas o asadas, para facilitar la digestión.

Beneficios del consumo de castañas

Como hemos visto, las castañas son un fruto seco ideal para mantener la salud. De ahí que se recomiende su consumo en deportistas, estudiantes, niños o personas con anemia, cansancio o desnutrición. Al consumir castañas de forma regular, obtendremos una piel más bonita y fresca, protege nuestro sistema nervioso, contribuye al fortalecimiento de los dientes y  huesos por su contenido de fósforo y calcio.

También se recomienda en personas con insomnio por su contenido de triptófano. Además, es ideal para cuidar la salud de nuestro sistema cardiovascular, y por ser baja en sodio es muy recomendada para personas hipertensas. Además, por  su contenido de fibra, reduce los niveles de colesterol en sangre.



Además, ayuda con la hipertensión, los problemas degenerativos y cardiovasculares, por su contenido de ácidos grasos esenciales.  Ayuda a la memoria, pues tienen las vitaminas del grupo B presentes en ellas, lo que  contribuyen a fortalecer la función cerebral.  Y por si fuera poco, es apto para celiacos, pues es libre de gluten.

¿Cómo se pueden preparar?

Como ya se mencionó, pueden prepararse cocidas o asadas. Al momento de prepararlas, es importante retirar la parte exterior. Luego, debes hacer una incisión en la corteza para que no salten y remover de forma constante para que no se quemen. Otra opción es que luego de hacer el corte, se pongan a hervir en agua con sal. Al enfriarse se retira la corteza y la parte marrón debajo de ella.

Para conservarlas, se deben almacenar en un lugar seco y fresco, ya que si se guardan en una bolsa puede aparecer el moho. Congeladas pueden aguantar de 1 a 4 meses.
De modo que, esta temporada aprovecha de consumir castañas, un fruto seco ideal para mantener la salud. Un alimento  que no solo es delicioso sino que nos aporta muchos nutrientes.  Y tú, ¿tienes alguna receta preferida con castañas? Anda, compartela con nuestra comunidad gourmet en www.comemejor.comNo esperes más, ¡visítanos!
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario