lunes, 10 de octubre de 2016

¿Por qué incluir a los frutos secos en nuestra dieta?

Pro y contra de los frutos secos.



¿Por qué incluir frutos secos en nuestra dieta?

            Para comenzar a explicar el porqué de consumir frutos secos nos ayudará a bajar de peso y, por consecuencia a llevar una vida un poco más saludable.  Primero tengo que mencionarles algunos de los tanto nutrientes y beneficios que podemos encontrar en estos aliados naturales contra, por ejemplo: colesterol, hipertensión, la obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

            Los frutos secos son una gran fuente en ácidos grasos de omega 3 (grasa poliinsaturadas), principalmente en las nueces. Además son ricas en proteinas, minerales, hierro, antioxidantes, alto contenido caloríco y bajo en carbohidratos.



            Nuestros antepasados cazadores-recolectores, quienes basaban su alimentación en las proteínas de las carnes magras, los carbohidratos de las frutas y verduras frescas; también incluían en su dieta saludable a los frutos secos. Aunque esporádicamente, debido a que sólo las consumían cuando eran de estación. Hoy en día disponemos de los frutos secos las 24 horas por los 365 días del año.
            Por ésta razón hay que ser cuidadosos al momento de introducirlos en nuestro menú. Es recomendable sólo ingerir un máximo de 100 g. de frutos secos al día.

            Pero ¿qué es un fruto seco? Todo tipo de frutos y semillas de origen vegetal. Es por esa razón que debemos dejar de considerar a los Cacahuetes frutos secos, ya que, son una leguminosa (una legumbre). Podríamos decir que una de las características de los frutos secos es: están recubiertos por una cascara dura que protege la semilla de su interior.

        
Aspectos negativos de los frutos secos.

            Hablar de generalidades que tengan que ver con la composición de los frutos secos a veces tiende a ser un problema, puesto que no todos son igual, cada uno tiene características que los hacen únicos.
            Como ejemplo podemos hablar de las Almendras crudas vírgenes, que tienen una toxina llamada cianida, y consumida en grandes dosis podría ser mortal. Afortunadamente el paso del tiempo nos proporcionó la habilidad de razonar y fuimos eligiendo las almendras dulces.

                Los frutos secos además contienen ácido fítico. Es un compuesto que también utilizan las platas para neutralizar el fósforo. Si la ingesta es excesiva puede ser perjudicial para la salud. Es por ese motivo que es recomendable siempre consumir productos orgánicos, que gracias a su controlado y a veces evitado uso de fertilizantes contienen menos fósforo, eso quiere decir que, los frutos secos contendrían menos ácidos malos.

                También es cierto que los frutos secos poseen una pequeña dosis de anti nutriente. Pero esta cuestión ha ido evolucionando con el correr de las generaciones. Antiguamente, muchas tribus utilizaban un método para eliminar éstos anti nutrientes. Dejaban en remojo los frutos secos y luego los secaban al sol, éstos fermentaban y eliminaban los anti nutrientes.

               

         Un punto de vista más profesional.


            Gracias a un estudio que publico la prestigiosa revista europea European Journal of Clinical Nutrition, la cual fue aceptaba y llevada a cabo por la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili Reus, España, “no existe relación entre el consumo habitual de frutos secos y la obesidad”, sino más bien lo contrario. “Aquellos individuos que consumen regularmente frutos secos son en general más delgado que aquellos que no lo consumen, pues presentan un menor índice de masa corporal (IMC)

            Otra investigación, esta vez llevada a cabo por la Universidad de Loma linda, California, EE.UU. Evaluó el efecto que ejercen los frutos secos en la dieta de una persona. Estudiaron a 81 personas que incorporaron entre 42 y 79 gramos de Almendras crudas a su régimen nutricional. Tras 6 meses de observaciones, ninguno demostró un aumento significativo de peso, sólo aquellos con un IMC bajo.
           
            Según La Fundación Nucis (entidad sin fines de lucro que estudia y difunde las características nutricionales de los frutos secos), los mecanismos que explican esta desvinculación entre los frutos secos y la obesidad son los siguientes:

·         La absorción de los frutos secos por parte del organismo podría ser incompleta, por lo que parte de su contenido graso se eliminara.
·         El consumo de frutos secos parece saciar el hambre, lo que provoca una disminución en el consumo de alimentos que ayudan a controla la ingesta total de calorías.
·         Según Nucis, aún no se ha demostrado, “podría existir una adaptación del metabolismo, de manera que el consumo de energía podría ser más eficiente y el cuerpo consiguiera quemar más energía, evitando así una acumulación de grasa corporal”



            De esta manera concluimos con el aporte nutricional de los frutos secos. Hay muchísimos menú y recetas que nos muestran como aprovechas sus nutrientes. En  http://www.comemejor.com/  podrás encontrar un sinfín de combinaciones saludables.

            Para una dieta rica en proteinas,   grasas buenas y bajo contenido en carbohidratos feculentos. Este fue el causante de la evolución del hombre de las cavernas, acortando su intestino y haciendo crecer su cerebro.

            Podemos decir que se trata de un régimen alimenticio principalmente basado en frutas y verduras (carbohidratos celulares), carnes (magras, salvajes o de pastoreo), pescados (en lo posible salvajes), frutos secos, Huevo y Aceite de avellana, Aceite de almendra, Aceite de coco, Aceite de sésamo, Aceite de oliva virgen extra y hierbas y especias, tubérculos y raíces en menores cantidades.

Mr.Cooker,


Ya sabes que en www.comemejor.com puedes encontrar muchísimas recetas con sus valores nutricionales (calorías, grasas, azúzares....). No esperes más, ¡visítanos!
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario