jueves, 1 de diciembre de 2016

6 claves para disfrutar las verduras congeladas como si fuesen frescas

6 claves para disfrutar las verduras congeladas como si fuesen frescas
 El consumo de verduras congeladas se ha disparado en los últimos años. No es extraño, dado que son cómodas, están buenas y son muy rápidas de cocinar. Según datos recogidos por las publicaciones españolas, la compra ha aumentado de poco más de 300.000 toneladas en el año 2000 a casi 650.000 en los últimos meses. Ahora bien, ¿sabes qué ventajas y beneficios aportan? Vamos a conocerlos.

Por qué consumir verduras congeladas

Que conste que desde Come Mejor no pretendemos favorecer el consumo de verduras congeladas sobre la verdura fresca. De hecho, nuestros propios chefs ofrecen recetes exquisitas con este rico producto. No obstante, para personas con falta de tiempo o poca habilidad en la cocina que quieran una dieta equilibrada, puede ser una buena solución.
Y esta solución aporta excelentes ventajas, como la propia asociación ASEVEC, compuesta por los fabricantes de verduras congeladas, informa:
  • Por ejemplo, la reducción drástica de desperdicios. Como es lógico, estas verduras vienen ya preparadas para cocinar, por lo que solo se tira la bolsa una vez vacía.
  • La buena verdura fresca requiere ir al mercado a diario o al menos cada tres o cuatro días. La congelada se puede conservar en frío durante meses. No obstante, repetimos, es útil como complemento para una urgencia o una prisa, pero siempre recomendaremos el consumo de producto fresco o del día.
  • Como ya hemos dicho, si tienes prisa, dispones de poco tiempo libre o tu familia es muy numerosa, este es un producto nutritivo y de buen sabor que se cocina en poco más de cinco minutos y puede estar listo para servir.

Otras ventajas de las verduras congeladas

Además, ASEVEC también informa de otras ventajas importantes del uso de verduras congeladas. Vamos a conocer algunas de las más importantes:
  • Su uso es muy sencillo, ya que no necesitan ni ser descongeladas. Puedes echarlas a una cazuela con agua hirviendo y una pizca de sal y en menos de diez minutos las tienes perfectas. Además, añaden un truco. Con una pizca de bicarbonato no pierden su color natural.
  • Las verduras congeladas admiten todo tipo de cocina. Puedes saltearlas en una sartén normal o en un wok. También se pueden hacer al vapor, en cocederos de bambú u ollas. Y por supuesto, como hemos dicho, si las cueces en agua hirviendo las tendrás perfectas en breve espacio de tiempo para servir o mezclar con lo que quieras.
  • También las puedes cocinar en microondas. Es tan sencillo como ponerlas en un envase adecuado para este tipo de electrodoméstico y calentar a la temperatura y el tiempo que indique el fabricante. Sin las añades en una bolsa con dos cucharadas de agua y una pequeña apertura mantendrán mejor todos sus nutrientes.
6 claves para disfrutar las verduras congeladas como si fuesen frescas

Como puedes comprobar, las verduras congeladas son una buena solución a diversos problemas y una opción razonable para una dieta sana y equilibrada. Aportan nutrientes y se pueden combinar con cualquier alimento. Así pues, si tienes falta de tiempo y quieres comer bien, no hay nada que te lo impida, no pongas excusas.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario