sábado, 10 de diciembre de 2016

¿Tú hijo tiene problemas para dormir en Navidad? Vigila lo que come

¿Tú hijo tiene problemas para dormir en Navidad? Vigila lo que come
 Ya llega la Navidad y con ella, las reuniones familiares y con amigos, lo que se traduce en desayunos, comidas, meriendas y cenas muy copiosas. Llega la hora de acostarse y ¿tu hijo tiene problemas para dormir en Navidad? Vigila lo que come.

Es cierto que en Navidad los niños están de vacaciones y sometidos a muchos estímulos, luces, juguetes, familia, amigos, juegos, horarios diferentes, etc. Pero si cuando llega la hora de dormir en lugar de estar agotados y caer dormidos al momento, están hiperexcitados y no hay manera de dormirlos, probablemente la principal causa sea la comida.

La cafeína escondida en los alimentos y el azúcar son la causa

¿Cafeína escondida? Si yo a mi hijo no le doy nada que contenga cafeína. A simple vista así es, los pequeños no consumen refrescos que contengan este componente y mucho menos café. Pero es que la cafeína se puede ingerir en otros alimentos y no recibe ese nombre. Uno de los productos que la contienen es el cacao. Efectivamente, uno de los compuestos principales del chocolate es la teobromina.
Dicho componente procede de la familia de metilxantinas, la misma procedencia que la cafeína. Y ambas, es decir, la cafeína y la teobromina, son estimulantes del sistema nervioso.
¿Tú hijo tiene problemas para dormir en Navidad? Vigila lo que come

Por tanto, los pequeños están comiendo turrón de chocolate, bombones, galletas, chocolates calientes, y cualquier variedad de postres que lo contengan en todas las comidas que realizan.
Así que aunque sea menos estimulante que la cafeína, sí que en función de la constitución de los pequeños estas dosis puedan provocar que los niños estén nerviosos, no puedan dormir, les duela la cabeza, el estómago e incluso vomiten.
Otra forma de cafeína es la teína, esta la podemos encontrar en los refrescos de té que tan de moda están. Estos unen grandes cantidades de azúcar y teína, lo cual los convierte en verdaderos estimulantes para los niños.

Mi hijo no toma cafeína pero aun así le cuesta dormir. ¿Está ingiriendo demasiada azúcar?

Puede ser que los niños no tomen ninguno de los anteriores alimentos pero de todos modos se estén atiborrando a azúcar, un estimulante perfecto al que ellos son especialmente sensibles y por eso estén muy nerviosos y no puedan dormir.
De hecho, los refrescos contienen gran cantidad de azúcares y ningún alimento. Es lo que se conoce como calorías vacías, puesto que no aporta ningún nutriente pero si mucha azúcar.
También está muy presente y en grandes cantidades en los distintos tipos de dulces navideños, aunque no lleven chocolate. Por ejemplo, roscones de reyes, turrones, polvorones, peladillas, etc.
Por tanto, no se trata de que los niños no tomen postres, ni dulces, ni otras chucherías, se trata de complementarlas con opciones más sanas.
Por ejemplo, sustituir refrescos y demás bebidas por agua, zumos naturales y si realmente quieres una opción muy divertida pero saludable, en nuestra web Come Mejor, nuestros chef os ofrecen unas recetas deliciosas para preparar batidos sanos para los más pequeños como estas Recetas de batidos.
Así que ya sabes, si tu hijo no puede dormir en Navidad, vigila lo que está comiendo. Y si es demasiada azúcar o cafeína, sustitúyelo por alternativas divertidas, sanas y riquísimas.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario